Estrellas del Judo judo internacional

Sergei Aschwanden el judoka incansable

En medio de la pandemia se realizó a finales de junio en Suiza las elecciones federativas de esta nación. El vencedor fue el más que conocido Sergei Aschwanden, ni más ni menos que el judoka con mejores resultados internacionales de la nación helvética.

Actualmente con 44 años el nuevo presidente de la Federación Suiza que asumió el 1 de julio su mandato, cuenta en su junta directiva con cuatro vicepresidentes y un secretario general. 

Aschwanden medallista olímpico de bronce en Beijing 2008, dos veces medallista mundial (2001 y 2003) y europeo en cuatro oportunidades (2000, 2003, 2005 y 2006), es una figura muy reconocida en su país.

El judoka sabía que en la vida todo no es la lucha sobre el tatami y obtuvo una Licenciatura en Ciencias del Deporte, seguida de una Maestria en Gestión Deportiva por la Universidad de Lausana. Su popularidad le ha valido ejercer como responsable de la Oficina de Turismo de Vaud, además de ser el Director General de la Asociación de Turismo Porte des Alpes, que agrupa a los municipios de Villars, Les Diablerets, Bex y Gryon.

Hombre ocupado donde los haya también incursiona en la política (forma parte del Gran Consejo de Vaud bajo los colores del PLR) y no abandona su vinculación al judo de base, pues continua en su labor de director técnico de su club en Lausana. Los múltiples roles de este padre de cuatro hijos ha hecho que se pregunten algunos cómo puede compaginar todo ello.

"Toda mi vida he trabajado mucho, eso no me asusta" declaró el hombre que en durante su etapa de judoka de alto rendimiento entrenaba de 10 a 12 horas diarias seis días a la semana. Admirador confeso de Mandela, el nacido en Lausana de padre ucraniano y madre oriunda de Kenia, se ha puesto manos a la obra al frente de los destinos del judo suizo y con la misma determinación que luchaba en los tatamis, la emplea para cambiar la realidad de esta modalidad en su país.

Su principal meta es clara: "Hemos perdido más de 6.000 miembros en los últimos años y el objetivo principal es que el número de miembros vuelva a crecer", dijo Aschwanden. “Mi idea también es centralizar la formación de los deportistas de alto rendimiento y descentralizar a los jóvenes talentos. Deben entrenar cerca de su residencia o en los centros regionales de judo Además tenemos que concentrar los recursos financieros en un centro de entrenamiento nacional, para fomentar la competencia entre los campeones".

"El judo es un gran deporte para los niños, los desfavorecidos socialmente, las personas discapacitadas y los refugiados. Es importante que entrenemos y unamos a todos los que tienen pasión por el judo. Los atletas de todas las generaciones y procedencias, profesionales y amateurs, deben unirse para apoyar a la federación", finalizó.

Para ya una cosa es segura, Sergei Aschwanden no es de los que tira la toalla y su vida deportiva es una muestra de ello, en especial en Olimpiadas, en la que hizo realidad su sueño de subir a un podio en su tercera participación a los 33 años.

Ahora más maduro y lleno de ilusiones toma el timón convencido que en este combate sabrá utilizar sus armas y propinar el Ippón definitivo que coloque nuevamente a Suiza en la senda del buen judo y los grandes resultados internacionales.

FOTOS: IJF/Bertrand Rey/Darrin Wanselow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *