Enciclopedia del judo

Reflexiones sobre Katame-waza (combate en suelo)

 

(Sobre un trabajo del Profesor Néstor Figueroa)

 

            El Katame waza es una de las formas de combate de judo que se realiza en el suelo, y que se divide en tres grupos de técnicas: Osae-komi-waza o inmovilizaciones, Shime-waza o estrangulaciones, y Kansetsu-waza o luxaciones; el trabajo de suelo es más conocido como Ne-waza. 

            Estas técnicas tienen sus orígenes ancestrales en las escuelas del Takenouchi ryu, una de las más antiguas en (Osae komi waza); la de Tenshin shino ryu en todo el (Katame waza); y la de Daito ryu en (Kansetsu waza). Aunque los orígenes reales del Jujutsu se pierden en el tiempo, bordeando la época de esos orígenes alrededor de los comienzos de la era cristiana; también se dice que el Jujutsu alcanzó a desarrollar alrededor de 180 ryus hacia el siglo XIX. 

            El Ne-waza tiene como principios también obtener la máxima eficiencia con el mínimo esfuerzo; y la satisfacción mutua a través de su práctica. Sin embargo, debemos acotar que en el campo del Ne-waza, la intensidad en el uso de la fuerza inteligente tiene más relevancia; porque son movimientos y desplazamientos muy cortos que requieren además del buen uso de los recursos, y de la aplicación de energía controlada para definir situaciones. 

            Si analizamos los movimientos en Ne-waza, y a pesar de que todas las partes del cuerpo entran en juego, se puede decir que las manos, muñecas y brazos, son los que más usamos. Además de las piernas, para poder desplazar el peso del cuerpo, a modo de palanca, y el control de toda la masa; es otro factor interesante de observar de cómo se utiliza con eficiencia. 

            En Ne-waza intervienen mucha biomecánica, fuerzas concurrentes, giros, rotaciones, estrategia, tensión dinámica, y técnicas de dominio o sujeción. Señalaremos también, que como ejercicio físico, el Ne-waza es fabuloso; da resistencia, agudeza de reflejos, tenacidad, flexibilidad, elasticidad; así como velocidad, control cardio-respiratorio, anticipación, agudeza mental, continuidad de acción, y energía explosiva. 

1. Fundamentos Técnicos del Ne-waza

a)    Armonía: todos los movimientos y técnicas deben tener equilibrio y secuencia en su ejecución; por eso es que en la práctica del Ne-waza hay que trabajar por familias de técnicas, integrar aquellas que tienen una familiaridad o denominador común, de modo que sea más fácil aplicarlas y mantener armonía de ejecución y de enlace entre ellas.  

b)      Articulación: este fundamento está muy relacionado al anterior, se refiere a la coordinación y secuencia que debe haber en lo posible entre una técnica y otra; con la finalidad de ahorro de movimiento y energía. Hay técnicas que tienen una función condicionante, o previas a otras.  

c)     Arrastre: en el trabajo de suelo, el arrastre por tracción es trascendente, porque hace cambiar la posición del contrincante, permitiendo entrar según convenga mejor.  

d)      Bloqueo: en la defensa hay que usar bloqueos, para neutralizar el ataque de tori; no se debe permitir que un ataque llegue a su destino, hay que interrumpirlo en el camino usando técnicas de bloqueo.  

e)    Constricción: es muy edificante observar la conducta de los ofidios en el fundamento del Ne-waza Randori; asegurar un agarre, desplazamiento, tracción del movimiento, impulso, son algunas de las características del movimiento mecánico de las boas especialmente, y que hay que incorporar a los recursos del combate.  

f)        Control: El cuerpo de Uke tiene tres segmentos de control, y sobre las cuales debe haber un balance del peso de Tori; que son: cabeza y hombros, pecho y abdomen, miembros inferiores. Hay que saber repartir la presión del peso del cuerpo en forma proporcional, para evitar que Uke se levante o se mueva.  

g)     Desplazamiento: se relaciona con el anterior; porque el desplazamiento en Ne-waza es por frotamiento, rodamiento, impulso del cuerpo, autoempuje. Estas técnicas hay que aprenderlas y practicarlas en rutinas, como el Tai sabaki o el Shintai en Tachi waza.  

h)      Dominio: esto es lo que muchos llaman sumisión, es decir tener control mayor sobre el contrincante, inutilizarlo para impedir que escape.  

i)      Empujar: son movimientos que pueden realizarse dentro de una secuencia de ataque o defensa; ya sea para iniciar, consolidar, o finalizar una acción. Es básicamente con las manos.  

j)     Escapar: son las modalidades que en cada técnica de ataque, existen para contraatacar a través de una técnica eficaz de escape.  

k)      Flexibilidad-Elasticidad: son la característica de los movimiento del cuerpo y de los miembros, amoldándolos a las circunstancias cambiantes del combate; sea bloqueando, rodando, doblándose, enroscándose.  

l)       Flotación: es la holgura necesaria que debe existir entre un cuerpo y otro al realizar los cambios de una técnica a otra; la idea es evitar la fricción sobre el otro cuerpo, porque esto resta desplazamiento y flexibilidad, así como quita facilidad para mover los miembros.  

m)    Levantar: como en el arrastre, éste es uno de los movimientos básicos en Ne-waza; pero hay que aprender a levantar con eficiencia; usando tanto ambos los miembros como el cuerpo, cuando sea posible.  

n)     Oportunidad: en Judo cada acción tiene un tiempo, no es antes ni después, en eso consiste la eficiencia del movimiento.  

o)      Pausa: son los tiempos de espera, pero no improductivos; porque se espera a que el contrincante ejecute cierto movimiento que permita actuar después. Acción-reacción 

p)      Presionar: éste es otro importante recurso, se presiona usando el cuerpo y los miembros; pero hay que saber cuándo presionar, qué intensidad, y por cuánto tiempo hacerlo.  

q)      Rodar: es una de las maneras en que se desplaza en Ne-waza, rodando sobre las espaldas, los hombros; para desplazarse, o para asegurar, o escaparse.

              Observando el trabajo que se realiza en las competiciones, lleva a pensar que un alto porcentaje de judocas, tienen dos o tres técnicas muy definidas y estudiadas para atacar en el suelo; y eso está muy bien, es parte de su estrategia. Pero en un combate el factor improvisación y creatividad hay que desarrollarlo, en base al trabajo de incrementar recursos técnicos que el judoca pueda echar mano en cualquier circunstancia, sea para escaparse o para definir una situación. 

            El Judo deja de ser tal, si no se emplea al menos, un 70 % de destrezas, habilidades, talentos, plasticidad, ritmo, secuencia, arte; o sea, la técnica como expresión del arte, más el uso del eficiente método. El método es el instrumento más importante de la técnica, y todos deben utilizar esa herramienta mecánica; pero no todos los deportistas tienen arte, que es la esencia de la técnica, ese es el problema; y cuando un judoka no tiene arte, busca el único elemento que le queda, la fuerza bruta; y al usar fuerza bruta desmedidamente, la calidad de su judo es menor, y contribuye a distorsionar la naturaleza del judo, y convertirlo en Lucha Libre o Wrestling. 

            En el combate de Ne-waza se necesita tener un esquema o patrón de seguimiento, tanto en la defensa, como en el ataque, así como en los desplazamientos y cambios necesarios durante el combate. Una persona que el peso y la fuerza, son los atributos más importantes en su naturaleza, seguramente tendrá disposición por las técnicas del Osaekomi. En cambio, aquel que es ligero, de músculos largos, poco peso, mediana fuerza, tendrá preferencia por las técnicas de Shime-waza; y aquellos que tienen de ambas características, podrían invariablemente hacer de todo, o quizá elegir las técnicas de Kansetsu-waza. 

            Entrando al terreno de la optimización, la eficiencia del movimiento, la línea más corta entre dos puntos, es la línea recta; y bajo esa perspectiva, las técnicas de Shime-waza, son las más directas y efectivas para controlar o dominar a un adversario. Cuando un adversario se mueve mucho, es ágil, elástico, flexible; es mejor controlarlo con estrangulaciones o luxaciones; en cambio, cuando un contrincante es poco inteligente, de reacciones más lentas, puede ser trabajado con técnicas de Oseakomi-waza. Pero no tomemos esto como reglas fijas o inalterables; la estrategia de combate es dinámica, cambiante, adaptable a las circunstancias. 

            Es conveniente que el judoca tenga un diagnóstico de su morfología, habilidades y puntos de ventaja y desventaja; y sobre esa base, elaborar una estructura estratégica de combate; sabiendo que de acuerdo a las capacidades de su contrincante, el deberá poner en acción las decisiones más convenientes. Un competidor debe aprender a diagnosticar en segundos la configuración de las capacidades del oponente; para de ese modo, poner en acción determinadas tácticas de combate. 

            Como el darse cuenta por ejemplo si es híper nervioso, violento, agresivo, rudo, usa mucha fuerza, o es talentoso; si tiene recursos, es sereno, astuto, o utiliza maniobras sucias; observar su agarre, que técnicas de contacto o abordaje utiliza; cómo y por qué lado se desplaza, si es zurdo o derecho. Si se impacienta y pierde el control rápido, si su ataque es seguro y directo, o combina con engaños, o tiene ataques frustrados o a medias. En fin, es bastante información que se debe captar en poquísimo tiempo, pero el entrenador o profesor debe enseñar estratagemas, y es bueno practicar con ukes de diferentes pesos y estilos para aprender a capitalizar esas diferencias. 

2. La Estructura Mecánica del Movimiento en Ne-waza

           Estamos focalizando la biomecánica del judo, siempre en las dos perspectivas; la de los movimientos y la de las técnicas; buscando en ambos aspectos optimización del movimiento, y perfeccionamiento de la técnica, para obtener mayor eficacia. Al igual que en Tachi-waza, hay que buscar los mismos criterios del Kuzushi, Tsukuri, y Kake; por razón de principio metodológico y pedagógico. Podría pensarse a veces de que la estructura del Judo como que habría quedado incompleta; tal vez le faltó tiempo al Dr. Kano para concluir su labor en describir una Teoría del Judo integrada y con partes muy definidas como las que tiene. 

            Hay técnicas y Katas que ya no se enseñan, y que no están incluidos en la clasificación del Kodokan; y hay un Kata como el Itsusu no kata, que diera la impresión de no haber sido concluido. Hay ciertos ángulos en el Judo como que fueron omitidos, o no fueron clasificados. Es decir que el Judo es tan grande en su composición, que requirió mucho más tiempo para ser completado en su diseño estructural, teorético, pedagógico, y operativo. No en vano Jigoro Kano dejó dicho que lo que él trasmitió en vida fueron los FUNDAMENTOS del judo. El desarrollo posterior le corresponderá a las generaciones venideras.

          Los movimientos en Ne-waza tienen cierta secuencia, están articulados, y tienen interdependencia biomecánica. Si usted entra en un Hon-kesa-gatame; requiere seguir esta secuencia:

          – a) Agarrar: el judo es una disciplina esencialmente de agarre; si no se coge al contrincante no puede haber judo. Por consiguiente, el kumi kata es esencial en el trabajo del Judo, sea en pie o en trabajo de suelo. Se agarra con las manos, se envuelve con los brazos y piernas, se maniobra, se acomoda, se sujeta al contrincante. 

         – b) Accionar: es el paso siguiente para tomar control del contrincante o para neutralizarlo, después de sujetarlo; la acción en Ne-waza se produce al atraerlo, empujarlo, arrastrarlo, levantarlo, hacerlo rodar. O enlazando de una técnica a otra, con el mínimo de movimientos y de riesgo de perder el equilibrio, y asegurar control sobre la sujeción del oponente. 

             – c) Dominio: la finalidad en Ne-waza, es dominar, llegar a controlar totalmente al contrincante, o ponerlo fuera de combate. En este caso, los movimientos que se estudian y tratan de perfeccionar, son de sostener, amarrar, doblar, presionar, inmovilizar. El producto final será lograr ponerlo de espaldas al oponente, o de estrangularlo, o de aplicarle una luxación. 

3. La Estructura Técnica en Ne-waza

            En Ne-waza también existe un aspecto medular del Kuzushi, Tsukuri, y Kake, como lo es en las técnicas de Nage-waza. La cuestión es que la estructura interna del Ne-waza no presenta un carácter tan descriptivo y detalladamente nominativo; más si es tácito y sobrentendible, porque los gestos en judo, hablan por si mismos en su propio lenguaje gesticular y psicomotriz. Pero esencialmente, el trabajo de Ne-waza se puede descomponer en ciertos componentes o partes.

             1. Contacto o Kuzushi: En esta etapa del combate de Ne-waza, los movimientos de agarre son fundamentales para desequilibrar al contrincante. Sea si el contrincante está de cara al tatami, echado o en cuclillas; el propósito es hacerlo perder su estabilidad, su control sobre su cuerpo; quebrando su defensa, neutralizando sus movimientos de protección. 

            En un hombre que está sobre sus rodillas de cara al tatami (posición de tortuga o caballo), el Happo no Kuzushi funciona en los 8 sentidos; se intentará ponerlo de espaldas siguiendo cualquier técnica usual, pero en una de esas direcciones. Sea cogiéndolo de los brazos, de las mangas, de los codos, del cuello, de la espalda, del cinturón, de las piernas, o de las posaderas. 

            La idea es posicionar al contrincante en forma tal que se pueda iniciar el ataque con una técnica determinada; y mientras se lo manipula, no se está seguro en que posición quedará el contrincante, de forma que nos permita atacarlo concretamente. 

             2. Ataque-Defensa o Tsukuri: En esta etapa ya hay acciones más concretas, con el fin de materializar el ataque; porque el contrincante ya perdió su equilibrio, ha rodado, puede estar de espaldas, o de costado, o tal vez boca abajo, pero en situación desventajosa, y de concretar o ejecutar la acción de acoplar los cuerpos, para una final acción. En el caso de una defensa, sucederá todo lo contrario; el contrincante habrá neutralizado nuestro ataque, y está contraatacando, haciéndonos perder el equilibrio, y disponiéndose a tomar acoplamiento para llegar al control posterior, o simplemente escaparse. 

            3. Retención-Escape o Kake: es el tiempo de explosión de la energía, cuando el producto final se concretó en un dominio o control del contrincante a través de una técnica concreta y definida. O en el caso de un escape, el contrincante rompió la técnica de dominio, contraatacó, y se escapó.

         En Ne-waza hay un límite de cabida para la fuerza; si ésta sobrepasa a la técnica, entonces ya no es judo, es Lucha Libre, cambio el deporte. Judo es ciencia y arte del desequilibrio, uso inteligente y limitado de la fuerza. Especialmente en Ne-waza, que es un tipo de combate en que la acción se desarrolla muy cercanamente, cuerpo a cuerpo; y en donde el espacio para mover las extremidades, no sólo es incómodo, sino estrecho además. 

            La fuerza termina donde empieza la técnica, como la noche termina donde empieza el día. Los artificios y las técnicas es lo que predomina en el combate de Ne-waza Randori, de eso se trata el Judo, desequilibrar al contrincante, desactivarlo, y controlarlo con arte, velocidad, y eficiencia de movimiento. 

            Algo que poco hacen los judocas es articular una defensa o ataque en base a agarrar las mangas, y los codos, allí esté el secreto de desequilibrar al contrincante; un buen tirón de las mangas en forma cruzada; o un tirón del cuello lo echaran de frente cuando sea necesario. 

            Respecto a la zona del cuello que es susceptible de estrangulaciones, hay tres puntos de contacto para presionar y lograr la sofocación. La primera es en la zona cervical, unos cuatro dedos en forma horizontal sobre el cuello. La segunda es en el plano carótido yugular. Y la tercera en la nuez o manzana de Adán. En cualquiera de esos lugares se puede lograr un exitodo Shime waza. 

            Desde luego, que hay sujetos que tienen un cuello corto y ancho, como que no tienen cuello porque la cabeza se junta con los hombros, a ellos sólo se les puede estrangular en la nuez, manzana de Adán, o protuberancia traqueal. Lo mismo que a aquellos que tienen los brazos muy cortos y gruesos, las palancas no son fáciles, entonces lo mejor es usar nuestras axilas o piernas para ejercer presión en el caso de una luxación. Hay que ingeniárselas, judo es creatividad, ingenio, camino fácil. 

One Response

  1. ¡Excelente artículo!

    Muy completo. Gracias

    Patricio Rojas G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *