Reflexiones

La Parábola del Cinturón Negro

Érase una ceremonia en que un joven aprendiz de judo se arrodilla ante el sensei en espera de recibir el bien ganado cinturón negro. Tras años de incesante entrenamiento, el estudiante ha alcanzado lo que él considera que es la cima en esta arte marcial.

– Antes de entregarte el cinturón negro, debes someterte a otra prueba – dice el maestro.

– Bien, estoy listo -responde el estudiante, esperando tal vez una última pregunta del sensei.

– Debes contestar la pregunta esencial: ¿Cuál es el significado verdadero de cinturón negro?

– El final del camino – contesta el estudiante -. Una bien merecida recompensa por todo lo que he trabajado.

El maestro espera más, evidentemente, no está satisfecho. Al fin habla:

– Aún no estás preparado para el cinturón negro. Vuelve dentro de un año.

Al año siguiente, el aspirante se arrodilla de nuevo ante el sensei.

¿Cuál es el significado verdadero del cinturón negro?

– Es un símbolo de distinción de la más alta realización en nuestro arte – dice el estudiante.

El maestro guarda unos minutos de silencio, evidentemente, no está satisfecho. Al fin habla:

– Todavía no estás preparado para el cinturón negro. Vuelve dentro de un año.

Un año después, el aspirante se encuentra otra vez de rodillas ante el sensei, el cual repite la pregunta:

– ¿Cuál es el significado verdadero del cinturón negro?

– El cinturón negro representa el principio, el comienzo de un viaje interminable de disciplina, trabajo y la búsqueda de normas cada vez más altas – contesta el aspirante.

El Maestro medita y responde.

– Sí. Ahora sí estás preparado para recibir el cinturón negro y para comenzar tu trabajo.

Y de esa forma el joven judoka continuó aprendiendo el apasionante camino de la suavidad.

FUENTE: Facebook Judo y Prosperidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *