Estrellas del Judo judo internacional

Historia de superación: Kayla Harrison

 

Los Juegos Olímpicos son por su contexto el mayor escenario de historias de alegrías, tristezas, tragedias, éxitos, lágrimas, sentimientos, pero sobre todo de ejemplos de superación.

La historia de Kayla Harrison es única por todo lo que le tocó vivir, la de una luchadora que supo y pudo redimirse de unas circunstancias de vida terribles a la gloria del Olimpo que saboreo por partida doble con los oros en Londres 2012 y Rio 2016.

El duro evento sufrido por la judoka americana, no solo le causó grandes problemas en su carrera, sino que vió seriamente amenazada (y con razón) su estabilidad emocional. Con solo 16 años Harrison revelo los abusos sexuales que sufría de su entonces entrenador. Esta confesión resultó chocante para todos, pues la natural de Connecticut desde pequeña se encontraba muy ligada el Judo y destacó desde temprano en los tatamis.

Su antiguo técnico, 16 años mayor, era una persona de total confianza para la familia y viajaba con ella a las torneos y concentraciones.  Después de la revelación fue denunciado y condenado a diez años de cárcel, y a pesar de la dureza del drama vivido por Kayla, esto le sirvió de trampolín para su resiliencia y convertir este trauma en llama que arrasó con todo en los tatamis.

La joven necesitaba un cambio y fue al centro de entrenamiento de los reconocidos entrenadores  Jimmy Pedro Junior y su padre, Big Jim Pedro, conocidos como "Los Pedros", los mejores técnicos de Estados Unidos.

A pesar de la dureza del camino, del desaliento, de muchas dudas, de constantes culpabilizaciones por la situación vivida, la joven judoka no tiró la toalla y se aferró más que nunca a los entrenamientos y a sus ilusiones como forma de exorcizar su dolor. "Era es una cuestión de miedo para mí. De no haber estado en un buen lugar me hubiera perdido", confesó a medios locales, según el diario Marca.

Con valentía, paciencia y mucha garra Kayla supo salir adelante y brillar con luz propia en los tatamis del mundo con dos oros olímpicos y un titulo mundial senior, pero su mayor triunfo fue el saber resurgir de sus cenizas como ave fénix y ganar la batalla por una vida digna a través del Judo.

FOTOS: AP/IJF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *