judo internacional Noticias

Hermanos del tatami

Son adversarios en el tatami, hermanos antes y después de cada pelea. Se admiran y se respetan. Son competidores de alto nivel, con sus sueños, sus ambiciones y sus miedos. Son humanos, deportistas, judokas. Querían verse de manera oficial, con árbitro, reloj, resultado y querían practicar judo y vencer el pesimismo. A partir del sábado 26 de septiembre, tendrán lo que quisieron.

La ciudad de Coimbra acogerá la Copa Kobayashi de sábado a domingo; el primer torneo organizado en Portugal desde febrero, por razones bien conocidas. El misterioso virus frenó toda la preparación y estrategia iniciada por las federaciones nacionales. Ahora, poco a poco, se van abriendo las puertas. En Coimbra, los atletas portugueses son anfitriones de la selección absoluta de Brasil; una verdadera prueba de fuego para ambos países. Y es así, no solo porque nadie ha competido en meses, sino porque los dos países llevan dos meses entrenando juntos en un perfecto ejemplo de camaradería.

Lo primero es conocer el estado de forma y estado de ánimo de los equipos después de tanto tiempo inactivos.

Yuko Fujii, entrenadora del equipo masculino de Brasil, dijo: “Al comienzo de este período concentrado, los atletas mostraron muchas diferencias en la condición física, de un atleta a otro. Los que lograron entrenar judo, en particular, se recuperaron más rápido y los que no tuvieron acceso al entrenamiento tardaron más en volver al ritmo. Ahora estamos en la 7ª semana de entrenamiento y todos los deportistas están mostrando una buena evolución tanto física como técnicamente en el tatami. Se están concentrando en construir y desarrollar su judo. A pesar de tener muchas incertidumbres, no permiten que esto afecte su enfoque. Los atletas y el cuerpo técnico están saboreando la felicidad de hacer lo que amamos. Seguiremos centrándonos en la construcción y la evolución hasta que se confirme la fecha de la primera competición y sí, estaremos preparados para la vuelta ”.

“La ansiedad, en este punto, es un espíritu dominante. Física y psicológicamente son capaces, claro, pero la falta de ritmo competitivo será transversal, algo que afectará a todos los deportistas, que no compiten desde febrero ”, explica Pedro Soares, técnico de la selección de Portugal.

No importa el currículum de cada deportista, las mieles de los triunfos pasados, los títulos acumulados. Lo que importa es cómo afrontar el regreso a una normalidad recién emergente, con tatami, árbitro y algo en juego, aunque solo sea en términos de reputación.

Todo el mundo se siente aliviado de poder entrenar, de salir de un encierro universal y volver a sentirse judoka. Es el momento de liberar la energía almacenada, de recuperar el contacto con el oponente. Brasil es, en ese sentido, una espléndida prueba táctil.

“La selección brasileña es una de las más fuertes del mundo, técnicamente muy por encima de la media. Para nosotros este intercambio ha sido espectacular; los deportistas de nuestro equipo senior han podido incrementar la carga de entrenamiento de forma progresiva. Reanudaron solos los entrenamientos a finales de junio y un mes después llegó el equipo de Brasil, lo que incrementó exponencialmente nuestra calidad de entrenamiento. Para nuestros cadetes y juniors, ha sido una gran experiencia de aprendizaje. Tienen una visión cercana de lo que es el alto rendimiento y se dedican solo al judo. Entrenan dos veces al día y han tenido el privilegio de entrenar con un equipo de primer nivel durante 2 meses ”, continuó Pedro Soares.

Como han estado entrenando juntos durante meses, todos conocen el nivel actual de cada uno. Puede que sea el momento de practicar cosas nuevas, de utilizar tácticas diferentes, que quedan por ver. Nadie dice nada. De lo que sí hablan es del tremendo deseo de que comiencen las competiciones.

Patricia Sampaio, quien compite en la categoría de -78kg, estaba emocionada por el futuro, “La competencia es lo que más amo del judo; no hay nada que comparar con la adrenalina que corre por mis venas durante un día de pelea. Así que ahora que sé que las competiciones están volviendo, me siento súper emocionada y ansiosa por volver al tatami haciendo lo que más amo. Debo admitir que también estoy un poco nerviosa porque ha pasado tanto tiempo desde la última vez que competimos. Físicamente me siento bien y fuerte. Nunca dejé de entrenar, incluso durante la cuarentena y hace 2 meses nuestra federación comenzó a hacer campos de entrenamiento todas las semanas. Actualmente tenemos a la selección brasileña entrenando con nosotros a diario y es muy productivo. Estoy completamente lista para volver. Estoy emocionada de ver el resultado del duro entrenamiento que hice en este difícil período. Sobre todo, extraño las peleas, los desafíos y todas las emociones que me traen. Realmente no puedo esperar ".

Supervisar la alegría de conocerse en un torneo es el momento elegido para poner en marcha el World Judo Tour. En solo un mes, todo comienza en el Grand Slam de Budapest. Es un paso en un nuevo camino que conduce a los Juegos Olímpicos. Por eso todos deben seguir entrenando y ahora tienen aún más ganas de competir, porque todos los ojos están puestos en Tokio. Ese viaje tan esperado que comienza el sábado en Coimbra.

FUENTEIJF/Pedro Lasuen

FOTOSIJF

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *