Noticias

An Chang-Rim campeón con toda justicia

El día de hoy quedará grabado en la retina del surcoreano An para toda su vida. No ya por el más que merecido oro que conquistó, sino por la manera en que alcanzó la gloria mundial. Pero comencemos por el inicio y es curioso pues el rival de "menor" categoría fue el único que duró los cuatro minutos de combate, el checo Jecminek que cedió finalmente de wazari.

A partir de ahí el surcoreano puso toda la carne en el asador y sus victorias se contaron por ippones. En segunda ronda ante el argelino Mourine en apenas 43 segundos, mientras que en la siguiente salida al tatami con un segundo menos le bastó para poner fuera de combate al ucraniano Khomula. En cuartos de final ante el peligroso, sorprendente y joven mongol Tsend-Ochir dos esplédidos wazari (morote seoi nage y eri seoi nage) sellaban su pase a semifinal en solo dos minutos.

La semifinal ante el sorprendente iraní Mohammadi era un recital de buen judo y oportunidades creadas por An, que después de ir venciendo de wazari lo remataba con un juji gatame que le otorgaba la victoria y el pase a su primera final a este nivel.

La disputa por el oro a pesar de solo durar dos minutos no defraudó, con un Hashimoto (que hoy no mostró su mejor versión) dispuesto a defender con uñas y dientes su cetro mundial de Budapest 2017. A pesar de la sanción inicial contra el surcoreano, una espléndida combinación de Uchi mata seguido de Kosoto gake le otorgaba un maravilloso Ippón que lo catapultaba a lo más alto del podio mundial y así superar sus bronces de Chelyabinsk 2014 y Budapest 2017. Con este título Chang-Rim emuló el triunfo de su compatriota Wang-Ki Chun (oro en Rio 2007 y Rotterdam 2009) y Won-Hee Lee (oro en Osaka 2003), además de quebrar el dominio que Japón venía ejerciendo en este peso desde Tokío 2010 y en el que hilvanó 6 oros consecutivos.

Como ya referimos Soichi Hashimoto vendió cara su derrota y a pesar de no estar hoy al nivel que nos tiene habituados tirando de oficio y experiencia (en especial en cuatro golden score) fue un justo subcampeón. El primer bronce iba al cuello del joven talento azerí Hidayat Heydarov que derrotó por el bronce a Tsend-Ochir (MGL) de wazari a través de un sumi gaeshi e hizo delirar al público de casa con la primera medalla universal senior de su cosecha personal y de esta nación en la edición de Bakú 2018. 

En la otra disputa del bronce el sorprendente iraní Mohammad Mohammadi cazaba en un espectacular contra-ataque al mongol Odbayar Ganbaatar, obteniendo así su primera presea universal y situando al igual que el año pasado a través de su compatriota Saeid Mollaie (bronce en Budapest 2017 en menos de 81 Kg)  a Irán en el panorama del judo mundial.

Chang-Rim con su espléndido estado de forma y su judo creativo, de movimiento y oportunidad se ha coronado hoy como un justo Campeón (este oro lo suma a su título mundial junior de 2014 y el universitario en 2015).

Mañana todo quedará listo en el “National Gymnastics Arena” para dirimir los mejores judokas. en los menos de 81 Kg, con varios candidatos a pretender destronar al vigente Campeón Alexander Wieczerzak (GER) ¿Quién se llevará el gato al agua? Hagan sus apuestas…

FOTOS: IJF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *